domingo, 6 de mayo de 2018

Día de la mejor y de la peor madre

Todos me dicen que soy una madre maravillosa, para serlo primero tienes que tener unos hijos maravillosos y en mi caso el mejor de los compañeros. Para ser madre de estos adorables y luchadores niños tengo que esforzarme día a día para estar a su altura, gracias a ellos soy mejor persona, aunque a veces sacan lo peor de mí, soy mejor cuidadora, aunque a veces me permito dejarlos hacer los que ellos quieran, soy mejor enfermera, aunque a veces se me olvida darles el jarabe, soy mejor profesora, aunque a veces llega el lunes y la tarea no está terminada, soy mejor deportista, porque tengo que tener energías para seguir su ritmo, soy mejor nutricionista, aunque a veces cae una hamburguesa con patatas llenos de aceite de palma, soy mejor conductora, aunque salga por mi boca barbaridades hacia otros conductores, soy más paciente, y muchas veces más impaciente. Simplemente soy la mejor madre y a veces la peor también, pero siempre queriendo a mis cachorros hasta el infinito. Felicidades a todas las maravillosas y a la vez las peores de las madres!!!!!!

viernes, 27 de abril de 2018

No queda otra que conocer a gente maravillosa

Si tengo un hijo maravilloso no me queda otra que conocer a gente maravillosa, no todo es incomprensión, miradas extrañas y comentarios fueras de lugar.
Tengo la suerte de haber conocido a mamás luchadoras dignas de admiración, profesionales como la copa de un pino, personas anónimas con una sensibilidad y empatía poco común y profesoras y monitoras que simplemente son ángeles.

Hoy ha pasado algo maravilloso que nunca olvidaré, quizas para ellas haya sido un gesto sin importancia pero para mí ha sido muy emocionante.

Martín está hospitalizado, por nada importante por fortuna, por ello ha faltado al colegio. Esta mañana ha llamado su seño, algo que me ha encantado, para interesarse por él, y al rato llamo su monitora, he puesto el manos libres para que hablara con ella, el con un hilo de voz porque aún estaba muy débil pero sonriendo, de repente ella pone también el manos libres y se escucha a todos los niños de la clase vitoreando su nombre, Martincho,Martincho!!!!! Gritaba todos, yo con media lágrima fuera y Martín feliz.
Son estos detalles los que te hacen tener fe en la humanidad.
Gracias María José Storm y Adela Ramírez

viernes, 6 de abril de 2018

El niño normal y corriente

Íbamos de vuelta del cole, ese día salió tranquilo y además era viernes!!!!! como cada viernes y como recompensa por trabajar duro durante la semana le regalé su cochecito. Iba contento con su coche, tanto que no quiso hacer el camino subido en el monopatinete del carrito del hermano, quiso ir caminando y además cambié de ruta y no se enfado..... se tiro todo el camino jugando, arrastraba su cochecito por las fachadas de los edificios, incluso me recordó a cuando yo niña que hacia justo lo mismo, fue inevitable sonreír.
De repente nos vamos acercando a una mamá y a su hijo que estaba tirado en el suelo llorando y gritando... una rabieta!!!! y no es el de mi hijo!!!!!

 Son pocas la ocasiones donde puedo ver una escena similar donde nosotros no somos los protagonistas, yo me pare a observar de reojo haciendo como que esperaba a que Martín llegara a mi altura, me gusta mirar que hacen otros papis en esa situación. Poco a poco llego  Martín, tranquilo y distraído con su cochecito, pasó por delante del niño sin hacerle el mas mínimo caso y de repente escuche algo que jamás en la vida oí en boca de otra persona, la madre le dijo a su hijo al ver a Martín pasar "¿y tú, no te puedes portar como los niños normales y corrientes?".

Cuantas veces le he dicho justo eso al mío, tantas que ni recuerdo, la típica frase de madre que sueltas cuando estas cansada y frustrada aún sabiendo que él ni siquiera entiende que es ser "normal y corriente" de hecho y a estas alturas de mi vida yo tampoco sé que es ser normal y corriente.¡¡¡Quién lo sea que levante la mano!!!!!!

Cuando aceptemos la diversidad funcional, cuando nos demos cuenta de lo enriquecedor que es estar junto a personas distintas a ti, nunca jamás querremos ser como un niño normal y corrientes.


domingo, 18 de diciembre de 2016

Semilla del jacarandá

Hoy es un día típico de otoño, hace viento, poco sol, algo de frío y las hojas de los árboles cubren el suelo como una alfombra. A mi personalmente me encantan estos días para pasear, la gente normalmente se queda en casa y todo esta tranquilo, pero claro con un bebé con bronquitis no me atrevo a salir, pero mi pequeño gran campeón esta como el tiempo, algo inestable, y hemos salido al parque mientras papá se queda con el peque en casa.

Por fín y después de armarme de valor para salir con él, porque hay predicción de super-rabieta en público, lo monto en su bici y nos vamos al parque, hacemos un camino normal y al llegar y como siempre derechito al columpio, y ahí empieza mi motivo de reflexión.
Cuantas veces he visto a padres orgullosos y poner sonrisas de oreja a oreja porque sus niños son supermegalistos, saben las letras, las formas geométricas, los colores en siete idiomas y te cuentan hasta 50.....cuando lo verdaderamente importante es que hacen lo que deben hacer, que es ni más ni menos que jugar, tirarse del tobogán, interactuar entre ellos, mancharse la ropa y correr como si no hubiera un mañana, vamos lo normal en un niño, pero no le dan importancia, sólo les importa su capacidad para retener información.

Mi hijo se ha montado en su columpio y para evitar ecolalias y que se chupara la ropa he hecho que contara, hasta 150 sin ayuda y porque lo he cortado sino ahí seguiria por el 1482, lo he convencido para bajarse y con mucho esfuerzo he conseguido que se tirara del tobogán, y como ya estaba algo gritoncillo he decidido alejarme, darle su espacio, y me he sentado, él se quedo deambulando alrededor cuando algo le llamo su atención lo cogió y vino a enseñarmelo, "mamá una semilla de jacarandá", supongo que su padre se lo dijo una tarde de parque hace ya mucho tiempo , la típica información que cualquiera olvida a los 5 minutos pero que él retiene para toda su vida, cualquier padre se alegraría de saber que su hijo tiene una memoria prodigiosa y que con cinco años sabe diferenciar una semilla de un árbol que pocos conocen su nombre pero yo daría lo que fuera por ver a mi hijo tirado entre esas semillas sin importarle como se llaman....
Al final me ha pedido volver a casa porque ha visto una semilla rota y quería arreglarla con pegamento.....ains que cabecita llena de datos!!!!!!




Esto es una semilla de jacarandá, es un árbol que habeís visto muchas veces, y aunque es muy llamativo nadie conoce su nombre, bueno casi nadie....

lunes, 21 de noviembre de 2016

El sonido de la hierba al crecer

Este fin de semana tuve la suerte de asistir a un taller de Anabel Cornago, creadora del blog El sonido de la hierba al creer y la orgullosa mamá de Erik un campeón con autismo.

Me sorprendió gratamente que la sala estaba llena casi en su mayoría de terapeutas y profesores que se preocupan de verdad por hacer un buen trabajo con nuestros niños, aparte por supuesto de muchos familiares de campeones que te hacen sentir que no estas sola.
Tuve la oportunidad de conocer algunas maravillosas mamas que se desviven por sus niños y que me gustaría algún día ser como ellas, son mis heroínas.

Gracias al taller de Anabel tengo ahora mi cabeza llenas de ideas y mucha motivación para ponerme a trabajar con mi Martín, la impresora y plastificadora van a estar que echan humo.

Pero sobre todo gracias a Anabel he aprendido un poco más del autismo, ahora comprendo mejor a mi hijo y me he dado cuenta de lo injustamente que lo he tratado a veces.

Martín corazón mio quiero pedirte perdón, perdón por no ser mas paciente y no saber ayudarte como lo necesitas, perdón por confundir tus rabietas que no son mas que  la ansiedad y el estrés que te produce estar en un mundo complejo para ti, por una simple pataleta de cualquier niño malcriado, perdón por no poner a tu alcance los apoyos necesario para hacer tu vida mas fácil, perdón por las veces que me he enfadado contigo creyendo que eras tu el que no entendía, ahora sé que la que no entendía era yo, y sobre todo perdón por culparte por ser como eres, tu no tienes la culpa de tener autismo, la culpable soy yo por no querer aceptar que simplemente eres diferente.Simplemente eres maravilloso y punto.

Gracias Anabel por hacerme ver todo esto, y como siempre dices "nunca digas no puedo más y aquí me quedo, adelante siempre"

Autografo de Anabel.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Recuerdos inolvidables

No quiero que penséis que todos son quejas, yo adoro a mi hijo y me regala todos los días momentos inolvidables, algunos tan entrañables que me emocionan al recordarlos, hoy quiero compartir uno de esos momentos, cuando quise hacerle un regalo a mi hijo y fue él el que me regalo algo.....


Hoy he salido por el centro de Lorient con mi niño Martín, reconozco que a veces me da un poco de miedo, sí miedo salir con él yo sola, muchas veces no puedo controlarlo y llego a casa cansada y frustrada y con esa sensaciòn de por qué a mi? Pero supongo que todo lo trabajado da al final da sus frutos.
 Hoy no había diferencias y durante un día me he olvidado de trastornos y de lo difícil que es todo, ha habido pataleo claro que sì, pero que niño de 4 años va de compras con su mamà sin quejarse, calladito y sin decir ni mu?  Ha habido pataleo sí, pero lo mejor de todo es que ha entendido mi explicación, no ha querido comer es verdad, pero contándole un cuento se ha comido un pedazo de pizza, incluso él ha intervenido y ha inventado una parte del cuento. Se ha portado tan bien que le he dicho que le iba a hacer un regalo, lo que él quisiera. De camino a la juguetería me ha dicho " mamá esto" señalando con su precioso dedo un escaparate, es tan dulce que me emociono al escribir. Resulta que mi precioso niño ha querido, y mira que estaba dispuesta a comprarle lo que quisiera, una caja de galletas.
 Sí una caja de galletas y encima vacía, una de metal en forma de camión, a mi me ha dado un chungo y le he dicho,  no vamos a la juguetería, y él ha insistido en que no, que queria su camión, que no es más que una caja de galletas.....

 Mi niño tendra su trastorno
pero desde luego es féliz con las pequeñas cosas, como debe ser

viernes, 20 de mayo de 2016

El hermanito

Hace 2 meses llegaste a nuestras vidas, eres el soplo de aire fresco que necesitaba, a los quince días de vida estuviste apunto de irte pero te agarramos con fuerza, te suplicamos que te quedaras y gracias al coraje y la templanza de tu papa estas aquí con nosotros disfrutando de la vida los cuatro juntos.
Tu hermano mayor te adora, no quería pensar en como te trataría o si entendería el tremendo cambio que tu llegada supondría, y aunque lo lleva como puede y ha habido días terribles, él no deja de demostrarte lo mucho que te quiere y lo que te necesita.
Desde el primer momento en el que tus pulmones se llenaron de aire has sido imprescindible en nuestras vidas, ya no la concevimos sin ti.
Mis temores siguen, eres hermano de un niño con TGD, es posible que tu también lo seas, pero estan escondidos en un rincón muy remoto de mi mente, para que no me molesten en mis momentos en el que estamos juntos tu y yo, y cuando los dejos salir sin querer voy corriendo hacia ti y te toco, te miro y acaricio tu suave piel, te huelo el pelo y abrazo con ternura hasta que los miedos vuelven a su rincon. 
Sólo nos queda seguir viviendo con amor y muchos muchos juegos😊