viernes, 22 de abril de 2016

Cocodrilo de la bañera

Hoy quería contar hasta que punto a veces  puede llegar la culpabilidad de una mamá por el trastorno de su hijo.
Yo creo que es inevitable sentir culpabilidad cuando tu hijo viene con un "defecto de fabrica", en fin ha estado 40 semanas en tu interior, a él le va a llegar todo lo que comas, bebas, respires.....,
Yo desde luego creo que me cuide bastante durante mi embarazo, no bebi alcohol, no fumaba, que sí que lo admito, comí bastante helado, cogí mas peso de lo que debiera  y le echaba mucha sal a las comidas pero si alguien me hubiera dicho que eso le iba a afectar a mi bebe te juro que no lo hubiera hecho.
Durante mucho tiempo me sentí culpable por todo, a veces llegaba a ser ridículo, intente recordar que podía haber comido, quizás le eche demasiado atún a las ensaladas y el mercurio le había afectado, quizás esa cerveza sin alcohol que me bebí sin saber que en realidad tiene una pizca de alcohol (cuando lo descubrí me pase a la 0,0), a esa boda a la que fui y trasnoche, baile, probé una loncha de jamón y comí muchos dulces, o quizás mientras trabajaba no me puse los guantes para esterilizar el material, o cuando hice mis practicas en el laboratorio no me ajuste la mascarilla, es decir hice un análisis exhaustivo de todo lo que comí, bebí, respire, sentí que pudiera haber afectado a mi bebe, encontré mil y un motivos pero nunca sabre que es lo que lo provoco.

Como el trastorno de Martín no se hizo notar hasta mas o menos el año de vida, también me plantee que quizás algo había hecho mal durante su crianza, escuche una ridícula teoría que el autismo es debido a que las madres, no padres, no son lo bastantes cariñosas con el bebe, en fin, pero en su momento me plantee que quizás yo..... bueno había tenido algo de depresión post parto y me sentía tremendamente culpable porque al principio no adoraba a mi hijo y no me sentía la mujer mas feliz del universo, después descubrí que casi a todas las mamas les pasa y no por ello sus hijos tiene un trastorno. También seguí el método Stivil para que mi hijo durmiera solo, lo peor que he hecho en mi vida, horas mi hijo llorando hasta que se durmió solo y abandonado por sus padres. Aun pienso que ese fue el motivo.
También recordé que a los tres meses se me cayo al suelo desde una distancia de 30 cm a una alfombra con parque debajo, apenas lloro y al momento estaba tan tranquilo, en otra ocasión se le cayo a mi marido de la cama, pero para mi el golpe que debió afectar a mi hijo fue el mio (que manera de culparme).

Pero ya lo que si es ridículo mas bien rozando la locura, es que quizás yo a mi hijo no le proporcione todas las cosas materiales, ya sea ropita, juguetes, carrito necesario para un bebe. Me considero una persona bastante austera y practica y todo lo que me pude ahorrar porque me lo prestaran o regalaran lo agradecida tremendamente, pero no se hasta que punto mis venas no regaron bien mi cerebro y me plantee que quizás eso podría haber afectado a mi hijo. Lo sé lo sé es lo mas ridículo que habéis leído en vuestra vida, pero lo pensé y lo pase mal.
Pensaba, debía haberle comprado el mejor carro, tendría que haberlo vestido de aquella forma, no debí comprarle aquello tan barato, su habitación la debí haber decorado con mejor gusto. Incluso una vez en un grupo de wassap de padres donde compartíamos  fotos de nuestros preciosos hijos, salia uno de ellos en la bañera con la alfombrilla de un cocodrilo del Ikea, al momento una amiga respondió que ella también tenia esa alfombrilla en la bañera, y otra dijo y quien no??? y yo pensé, ains dios mio!!!! yo no se la compre a Martín, intente desechar el pensamiento pero no podía, pasaron semanas inclusos meses pero de vez en cuando cuando bañaba a mi hijo me acordaba del estúpido cocodrilo. Pasado el tiempo tuve que ir a Ikea y corrí a la zona infantil y compre la mierda cocodrilo por si acaso tenia algo que ver con el trastorno de mi hijo, quizás teniéndolo la cosa se arreglaría. En fin como todos sabéis excepto yo, en ese momento de locura, la cosa siguió igual. Esa noche cuando bañe a Martín lo único que cambio es que apareció una ecolalia nueva, "esto es un cocodrilo", "el cocodrilo es verde", que repitió hasta el infinito, mientras yo cabizbaja, desesperada y culpable intentaba recordar que es lo que comí, bebí, respire, sentí o deje de comprar para que mi hijo tuviera un trastorno.....






18 comentarios:

  1. Marga, es una entrada íntima, un regalo. Amiga la culpa está llena de enfado y exigencia. Intentamos llenar el hueco que da la incertidumbre con lo que sea. Preferimos eso a rendirnos a la realidad de que no tenemos el control.

    Eres una gran mujer y te quiero, te admiro y te adoro! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carol, yo si que te quiero, te admiro y te adoro

      Eliminar
  2. Apenas he podido terminar de leer tu post.Que fuerte. Puedes seguir buscando en que fallaste y si, pudo ser que no le decoraste la habitacion mejor o ese helado demas que te comiste o que pasaste por debajo de una escalera o yo que se. Decirte que Martin viene con defecto de fabrica se me hace muy fuerte, responsabilizarte a ti en absolutoy no creo que sea justo, ni contigo ni con Martin.
    Te leo y me da la sensacion de que tienes depresion.

    Te mando un abrazo fuerte y gracias por compartir tu experiencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola La Moleskine de Mama, con la entrada de hoy queria reflejar hasta que punto yo siendo mama de un niño con diversidad funcional, a veces que no siempre, supongo que cegada por el dolor intento encontrar una explicacion al porque?porque a mi hijo y no a otro, y como busco al responsable e igual de locura es pensar que la culpa la tiene el helado como pensar que la culpa la tiene la alfombrilla, esa lucura viene simplemente de la desesperacion. No creo que esta entrada refleje que tenga depresion si refleja algo es desesperacion por saber. Gracias por tu abazo y recibe uno mio. Besos

      Eliminar
    2. Por cierto en ningun momento de mi vida he pensado que mi hijo sea defectuoso, lo quiero y me parece perfecto tal y como es, solo era una experesion de ahi las comillas

      Eliminar
    3. Claro, lo entendi perfectamente! tu hijo es perfecto pero es que eso de que viene "con defecto de fabrica" es duro, se puede aplicar a una lavadora, pero nunca a un ser humano

      Eliminar
  3. Me parece una de las reflexiones más reales que he leído nunca. Sobre todo en torno a este tema tan complejo. No te veo deprimida, te veo natural, aceptandote y aceptándole.puede que a veces hieras la sensibilidad de los que viven en lo " políticamente correcto", como he dicho, este tema es muy sensible.Pero creo que Lo que haces es de valientes.un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias MRG, puede que hiera la sensibilidad de alguien, no es mi intencion te lo aseguro, simplemente escribo lo que siento y como vivo la discapacidad de mi hijo, y creo que muchas madres seven reflejadas, por fortuna o por desgracia conozco a unas cuantas y hablamos en las salas de espera

      Eliminar
  4. MARGA eres muy valiente. Entiendo un poco tu desesperación y en tu caso o en cualquiera de la vida cotidiana necesitamos encontrar un culpable y una causa que ha provocado una situación, pero en tu caso no hay culpables. Martín es maravilloso y su madre una MADRAZA, sí en mayúsculas créeme. Admiro tu tesón y aplaudo tus confidencias te hacen aún más cercana. Mil besos para tus días de desesperación y otros mil para los días en que ganas a esa desesperación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lourdita por lo de MADRAZA, es algo que compartimo las dos, besos

      Eliminar
  5. Hola Marga
    Emocionada y totalmente identificada. Yo también repasé y repaso qué grado de responsabilidad tengo yo en todo esto.
    Yo sólo veo un intento de perfección absoluta por tu parte porque quieres dar a tu hijo todo lo que está en tu mano para ayudarle a ser "menos diferente". Mi abuelo decía: "Que cosa tendrá un padre que no se la diera a su hijo?"
    Eres un ejemplo de amor absoluto y creo que todavía en fase de duelo por todo lo que te ha tocado vivir.
    Todo se asentará y dejarás de mirar atrás.
    Martín es muy afortunado. Y tu (por todo lo que te ha despertado) también. No todas las madres tienen la suerte de vivir tan intensamente y con tanta dedicación una maternidad.
    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razon Ana, en el fondo aunque muy en el fondo, jeje, me siento una afortunada, mi hijo es simplemente maravilloso y me alegro que sea tan especial y unico, creo que estoy viviendo una maternidad muy real, con los pies en el suelo y simplificando muchas cosas que para otras es un mundo. Por lo del cocodrilo, no lo compres es tela de feo, jejeje

      Eliminar
  6. PD: yo tampoco compré esa alfombra.
    Cómo ha podido ocurrir?????

    ResponderEliminar
  7. Hola Marga,
    Me he emocionado al leerte... a veces pienso que es muy difícil que otras personas empaticen contigo cuando no están en tu misma situación o parecida, y me parece muy bien que hayas expresado lo que sientes de esa manera tan "desnuda" porque así se entiende mejor la preocupación, la culpa, la necesidad de una explicación, la lucha y muchos etcéteras que los hay y muchos...
    Te mando mucha fuerza. Un beso
    Pd. Yo tampoco compré esa alfombra ;)

    ResponderEliminar
  8. Gracias corazon, yo no se si me expreso bien o mal, claro o no, simplemente mo pongo delante del ordenador y dejo salir todo lo que llevo dentro, gracias por tu fuerza y no compres la alfombra, jeje

    ResponderEliminar
  9. Vaya Marga, hay que ser muy fuerte y valiente para compartir reflexiones tan profundas, personales y sinceras con todos nosotros.... No puedo dejar de emocionarme con tus palabras y admirarte cada día más!!!
    Enhorabuena por ser como eres!!! y gracias por compartirlo, me haces aprender mucho de ti.
    Martín ha tenido mucha suerte teniéndote como Mami.
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Rocio, gracias por tus palabras. Yo con este blog solo pretendo tener mi rincon de desahogo por eso a veces desnudo mi alma para que salga todo, y si con ello consigo que entendais este trastorno y como lo vivimos los mas allegados mejor que mejor. besos

    ResponderEliminar
  11. No pienses más esas cosas. Solo piensa en que sea feliz, en cómo trabajar para que su vida sea lo mejor posible y en lo mucho que aprendemos los demás de él. Nos enseña cosas cada día. Muchos besos guapa

    ResponderEliminar